Multitudes. Eduardo Santiere

Multitudes-Eduardo Santiere-13

Artista: Eduardo Santiere
Título: Multitudes
Dónde: Henrique Faria Buenos Aires
Fechas: 27 de julio al 7 de septiembre de 2016

Multitudes-Eduardo Santiere-03

Multitudes-Eduardo Santiere-09

Texto, galería de imágenes y links

El pulso buscó lo mínimo y un mundo asomó. Luego la apetencia del color creció hasta cubrirlo todo. El episodio intermedio fue hurgar en las entrañas del papel. Para Eduardo Santiere éste es soporte y materia; superficie y volumen. Con grafito, lápices de colores, materiales punzantes y una meticulosidad infinita, Santiere compone universos cuya escala desconocemos. Construye un Escenario para un mundo vacío -uno de los scratching exhibidos- sometiendo la superficie del papel a incisiones y rasgaduras que lo liberan de la presión que lo hizo terso y regular. Hace surgir relieves esculturales que penden, ligeros, de la materia de la que fueron desprendidos. Se trata de una transformación morfológica que lleva del vacío a la abundancia.

La bidimensionalidad del papel es avasallada también en obras en las que Santiere emplea materiales convencionales de dibujo. Leves líneas de grafito circundan o conectan puntos de color de distintas densidades, formas ovoidales de colores -planas o de papel lacerado- se interconectan, la pulpa brota como espuma. Nos perdemos escrutando la posición, tamaño, movimiento y relación recíproca de los microorganismos o cuerpos celestes en suspenso sobre el blanco de la hoja.

Oscilamos entre entregarnos a la arbitrariedad o buscar el sistema. En ciertas obras, en cambio, el carácter sistemático se hace bien visible: ajustadas a una estructura cuadricular, las pequeñas unidades de volumen y color se ordenan en las Sinfonías. No obstante, la grilla no impone uniformidad: los puntos se sujetan al orden pero no a la obligatoriedad de la presencia. Algo semejante ocurre con los Patterns -patrones. Something is missing, el título de uno de ellos, es elocuente: una cosa falta de su lugar. Hay algo en el hacer de estas obras que replica esta transgresión. Si el nombre de la serie hace pensar en la impronta de una matriz empleada al infinito para aliviar la carga de la tarea manual, una mirada atenta sobre esa trama de unidades en apariencia idénticas revelará que cada elemento fue trazado a mano, con la gracia y el yerro de lo particular.

Los patrones recuerdan en cierta medida los postulados del puntillismo. Georges Seurat daba a sus pinturas una apariencia mecánica en tanto los puntos uniformes, sin el trazo de una individualidad artística, podían ser replicados por cualquier persona. Por su parte, Santiere convoca, para contravenirla, la idea de la producción automatizada y matricial. Provoca de este modo una tensión entre la realización manual y la serie y, también, entre lo particular y lo colectivo que reaparece en la serie Multitudes, sus últimos trabajos. Aquí la trama cede y desaparece también la sensación de flotación de los puntos y zonas de color de los trabajos más minimalistas. En cambio, la aglomeración más absoluta se abre paso: la superficie del papel es ahora cubierta por la materia compacta y densa de los lápices de colores que producen formas abstractas que, sin esfuerzo, asociamos a organismos vivos. ¿Cómo se nuclean y cómo se comportan las multitudes? ¿Qué vínculo hay entre cada uno y la multitud? ¿Cómo se organiza la voluntad colectiva? En todo caso, para Santiere la multitud no parece ser una masa indistinta ni uniforme. Se construye por la sumatoria de elementos diversos, individualizados en sus más mínimos rasgos por sus colores y texturas. Afincado en un hacer detallista que otorga a cada parte un peso propio, el artista compone bellas configuraciones que inducen a pensar en las formas de asociación colectiva, sus espacios y márgenes de acción. Por esto, arriesgaría que no es ‘dibujo’ sino ‘materia’ el término clave para la serie. Porque el artista ciertamente dibuja pero además descorteza la superficie y hace surgir el volumen, la aguijonea y hace aparecer el aire. Y sobre todo, por el modo en que compacta el color, denso y corpóreo, se hace difícil no preguntarse cuánto pesan las multitudes que pueblan el papel. Después de todo, la materia es también energía, factor de transformación y tan presente, como sustrato, en toda la obra de Santiere.

Verónica Tell

Galería de imágenes

Links:
Eduardo Santiere
Henrique Faria Buenos Aires

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: