Planeta Salvaje. Gabriel Chaile, Santiago De Paoli, Máximo Pedraza

planeta-salvaje-06

Artistas: Gabriel Chaile, Santiago De Paoli, Máximo Pedraza
Título: Planeta Salvaje
Dónde: María Casado Home Gallery
Fechas: 28 de agosto al 1ro. de noviembre 2016

maximo-pedraza-planeta-salvaje-03

gabriel-chaile-planeta-salvaje-14

Texto, galería de imágenes y links

No siempre es fácil distinguir entre el estado de naturaleza y el estado de cultura. Lo ambiguo habita en todo. Es un asunto peludo. El ser humano más sabio luce como un mono frente a la tensión de los opuestos, que es más bella y superior en todo, como una montaña de tierra acumulada al azar. Estas ideas se desprenden de fragmentos de Heráclito, recuperados entre los embates de la historia.

La vida y la muerte se revelan en tensión, polos imantados, no como conceptos científicos o naturales sino políticos. Si la vida se define frente a su posibilidad de ser matada, existe un poder que decide sobre ella. Administrar los impulsos vitales es una forma de dominación.

Algo de lo que vemos nos transporta al origen y a un espacio futuro, un mundo invisible que vendrá después. Ese mundo invisible parece separado de nosotros como por un vidrio, opaco de nuestro lado y transparente del lado invisible. Pero el futuro ya existe. Estamos en el futuro. Y lo que vaticinaban los libros está pasando ahora mismo.

Desde un punto de vista afectivo y lingüístico, no existe un humano despojado de su humanidad. Esa insolvencia es la línea de fuga de un sistema y la posibilidad del surgimiento de una subjetividad. Pero todo sistema tiene sus fallas. En un intento por responder al problema de dónde termina la naturaleza y dónde comienza la cultura estudiamos al humano recién nacido, en sus primeros días, en sus primeras horas. Sus movimientos, su contacto con los objetos, las sonrisas reflejas. ¿Cuáles son los límites de la humanidad?

Según Aristóteles no podemos pensar sin imágenes. Algunos animales pueden comprender algunos signos, pero los símbolos son interpretados sólo por humanos. Ningún hombre tiene autoridad natural sobre los demás y ya que la naturaleza no produce ningún derecho, quedan las convenciones como base de toda autoridad. Cuando pensamos en opciones y en leyes es porque estamos sólo frente a las disponibles.

El hombre nace libre y, sin embargo, por todas partes se encuentra encadenado. Aunque se crea amo de otros, no deja de ser tan esclavo como ellos. Nuestro tiempo muestra las formas de control de manera positiva y eso las hace más efectivas que en cualquier otra época. Bajo el paisaje de una aparente libertad, cada cual se explota a sí mismo. La optimización personal es una forma de autoexplotación total. Y no hay compensación posible para quien renuncia a todo. Esa renuncia es incompatible con la naturaleza del hombre. A la naturaleza le encanta ocultarse, pero ¿cómo ocultarse frente aquello que jamás desaparece?

Marina Mariasch

Galería de imágenes

Fotos: JuanE Odriozola

Links:
Gabriel Chaile
Santiago De Paoli
Máximo Pedraza
Maria Casado Home Gallery

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: