La muestra del millón. Emilio Bianchic, Agustin Ceretti, Luciano Demarco, Hoco Huoc, Lolo y Lauti, Violeta Mansilla, Rodrigo Moraes, Maruki Nowacki, Jair Jesus Toledo, Guzmán Paz.

Artista: Emilio Bianchic, Agustin Ceretti, Luciano Demarco, Hoco Huoc, Lolo y Lauti, Violeta Mansilla, Rodrigo Moraes, Maruki Nowacki, Jair Jesus Toledo, Guzmán Paz
Título: La muestra del millón
Curaduría: Raúl Flores
Dónde: UV estudios
Fechas: 2 de febrero al 3 de marzo 2018

Texto, galería de imágenes y links

Un millón

“Yo quiero tener un millón de amigos y así más fuerte poder cantar”
Roberto Carlos

Hay un hermoso librito ilustrado que extrae fragmentos de El Capital, de Karl Marx; se llama: El dios dinero. En la tapa, un dibujo de un cerdo (hecho por Maguma) con ribetes dorados y una especie de aura de mimbre celeste. Dice que el dinero provoca el beso obligado de los contrarios, que transforma las fuerzas reales y esenciales de lo humano en lo que realmente son: quimeras tormentosas, ¡ay! ¡Potente dios dinero! Somos tu exceso, tu derroche de fuerzas (porque queremos y porque podemos). Porque no lo podemos evitar.
Siguiendo este credo hereje, todo el staff de UV propone en una sola obra un manifiesto: $1.000.000. Es decir, una obra que cuesta un millón de pesos. Vale eso que fundó un concepto y que modifica lo que toca: fundó lo millonarix.
UV es, hoy, una obra millonaria.
El joven Roberto Carlos escribía la letra de “Yo solo quiero (un millón de amigos)” en 1975 porque no quería cantar solito; y tenía razón. El dios dinero habla de los vínculos sociales, el modo en el que comerciamos todo lo demás. Si hoy un joven emergente brasilero escribiera esta canción, cantaría “Yo quiero tener un millón de amigos y que cada uno me de un real”.
Un millón de pesos, un millón de reales, un millón de realidades en estos 3 años en los que UV contaminó, dentro y fuera del país, con una producción que se fue derramando como una mancha expansiva. Un millón de preguntas, un millón de proyectos, un millón de fuerzas vitales que besaron su contrario y adoraron al único dios que conocen: ellxs mismos, sus hermosas quimeras.
El cerdito de secretos dorados dice que el dinero es una facultad para hacer de una apariencia realidad y de la realidad, una apariencia. Un millón de apariencias conforman esta enorme realidad que es UV, y que odia el misterio: ahora lo sabemos, UV cuesta $1.000.000.

Raúl Flores

Galería de imágenes

Links:
UV estudios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: