Los accidentes laborales. Liv Schulman

Artista: Liv Schulman
Título: Los accidentes laborales
Dónde: Piedras
Fechas: 8 de febrero al 17 de marzo de 2018

Texto, galería de imágenes y links

La sala está transformada en un terreno escénico. Una topografía sinuosa donde ponerse cómodos para sentarnos a ver. Bienvenidos a L’ Obstruction, Que faire? Y Assemblée Générale.

Vemos que, entre dos macizas piernas de un David, un hombre se contornea y transpira tartamudeando un discurso. Y que, un grupo de guionistas de TV averiados, repasan conceptos mientras interactúan con “pedazos de cosas” que se extreman a medida que los capítulos de la miniserie avanzan.
En otro video, los eternos asambleístas de una fábrica abandonada de globos, padecen el intercambio de ideas, “enyesados’’ con cartones y cintas como maquetas o prototipos.

Las imágenes y la narrativa interpelan esos cuerpos, y también nuestro cuerpo. Vamos y venimos entre la extrañeza, la ansiedad y la identificación. Y éstos sentimientos parecen darle a nuestro cuerpo otra forma. Me siento una espectadora cubo, me siento abstraída, geometrizada: rodillas trianguladas, espalda arqueada, las manos como bolitas.

También imagino éste espacio como un páramo mental desde donde uno se asoma a tele-ventanas.
Lo que vemos por las tele-ventanas son personajes discurriendo o construyendo y deconstruyendo sentido. Sin parar, una y otra vez.
Una lucha ensimismada por encauzar un deseo y encontrar una paz de lo bien resuelto, de lo bien hecho. Una batalla que parece perdida.

Trabajar con lo que queda de las entrañas para articular algo más. Algo más real, más valeroso.
¿Qué hacer cuando lo último que nos queda es ese pedazo de yo ultra maquillado?
¿Qué hacer cuando un sistema que te exprime por adentro ya te secó?
¿Qué hacer si la energía disponible está tan usada, tan usada, que parece aire viciado en una oficina eterna?

La energía disponible se transforma en energía útil y el resto es energía de menor calidad. La energía se degrada, es decir, pierde calidad. Como en cualquier proceso, una parte del material se aprovecha y otro se desecha.

Para los videos se ha centrado a los actores en esa encrucijada, una encrucijada entrópica. Avísenme si hay una construcción más compleja que la que resopla el lenguaje de un cuerpo en una mente desgastada.
Los actores son marionetas verborrágicas ensimismadas, últimas, finísimas o frágiles que prefieren el ridículo al fracaso y orbitan eternamente el sinsentido.

Y, aunque no hay lamento, la sordidez del relato es irremediable y ubicua. Y cuando nos arrebata ese sentimiento, nada mejor que correrse de eje y mirar una burbuja, seguirla y ver cuánto dura. Degustar sutilmente la idea de lo finito y lo efímero como un suero que hidrata el nihilismo.

Constanza Giuliani

Galería de imágenes

Links:
Liv Schulman
Espacio Piedras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: