Nacho Marciano. Vacaciones

Artista: Nacho Marciano
Título: Vacaciones
Curador: Daniel Joglar
Dónde: Pasto
Fechas: 28 de noviembre a diciembre de 2018

Textos, galería de imágenes y links

¿Dónde estamos, cuando escuchamos música?
¿Dónde estamos, cuando estamos en el mundo?
La especificación de lugar sigue siendo vaga, sólo es seguro que durante la audiencia musical, no se puede estar nunca del todo en el mundo.

Porque, en sentido musical, escuchar siempre quiere decir o bien adelantarse hacia el mundo o bien, huir de él.
Con razón se representa a los ángeles como músicos, solo tocan, no oyen nada. Si oyeran, se nos parecerían. Pero nosotros estamos condenados a la música, como a la nostalgia y a la libertad. (#1)
¿Dónde estamos, cuando estamos en el mundo?

Se viaja.
Se viaja para;
Para pasar diez días todo incluido en un hotel en Madrid. Para comer, para ver aves y chongos
Para tomar vinos y fotos de la naturaleza. Para nadar y tomar el té. Se viaja para conocer las rutas del jamón o los mejores museos y las peores catedrales. Se viaja para implementar algunos —o todos— los ritos de un turista.
Se viaja para decir yo estuve ahí, yo vi, yo sé, yo fui, yo caminé, yo pisé la calle que pisaron todos.
Y también están los viajes de los que no hacen ninguna de todas esas cosas —los viajes de los viajeros—; y los viajes inútiles: los viajes de los que viajan para contar.

Usted deberá recorrer despacio todo el exterior y escuchar.
Las palmeras, las playas, las piletas y los nadadores. La cocina, los rockeros y los culos. La mano de Robert. Los loros, los tucanes y más palmeras. Estos demos, estos bocetos, estos chicos lindos.

Daniel Joglar, noviembre de 2018
Collage de textos, palabras y escritos en base a charlas con Nacho.

(#1)- Extrañamiento del mundo, Peter Sloterdijk. Pretextos, 1998.

Preciosa criatura que se vuelve grande cuando pinta con los pasteles, juega con la música o revienta sus carcajadas volviendo el aire algo más limpio.

Para mí sus cuadros y su música son como un soplo brisa fresca que se desliza por la ventana en una tarde calurosa.
Estalla los colores que me salpican de necesaria alegría (que está claro que escasea mal).

Vacaciones que nos regala sorpresivamente y nos lleva a un extramundo de regocijo y curiosidad.
Y aquí, en este paréntesis amoroso comienzan a emerger dibujos y pinturas de dos hermosos jóvenes que nadan a tranco ágil, una cocina suculenta, saturada de espíritus hambrientos que allí encontraron saciedad cuenta con ternura la fiaca adolescente que corresponde al orden y la limpieza.

Un grupo que suman pocos abriles danzan sonriendo confiadxs en compañía del sol que no ciega. Paisajes llenos de loros (las aves más humanas) de colores tan hermosos. Un buen mozo recién duchado nos susurra sin pudor lo orgulloso que se siente de su cuerpo. Una pareja de chongos recostados en el pasto tibio, se relajan después de recibir ardientes latigazos de placer.

Trazos decididos y elegantes, sin vestigios de un retoque…
Gracias por estas vacaciones Marciano querido.

Juliana Laffitte

Galería de imágenes

Links:
Nacho Marciano
Pasto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: