Biodélica. Florencia Rodríguez Giles

Artista: Florencia Rodríguez Giles
Dónde: Ruth Benzacar
Título: Biodélica
Fechas: 26 de septiembre al 03 de noviembre

Texto, galería de imágenes y links

¿Qué es una economía de fuerzas? Es un mapa político: delinea los límites de lo que es posible y pensable con el objetivo de desafiarlos, traspasarlos, sabotearlos.

Los cuerpos, a solas o en manada, materializan líneas de fuerza en su estricta multiplicidad de tensiones, relieves e intensidades y nos dan así una percepción situada de la fuerza: es fuerza de agarre, de eyaculación, de mixtura, de montaje, de partición, de aplastamiento. Fuerza sobre fuerza.
La fuerza es músculo tensado, es desborde de líquidos, es flexión que se anuda con otros cuerpos, desbordados entre lo humano y más allá de lo humano. Porque justamente la fuerza, en su capacidad de ebullición, es lo que indistingue humano, animal, vegetal y astral, para enmarañarlos y acrecentarlos como energía, dilapidarlos en gasto excesivo, acumularlos como desborde.

La economía de fuerzas se vale también de artefactos para hacer posible esas contorsiones, para hacer pasar flujos, para modelar músculos, para inventar comunidades, para aventurarse en paisajes, para evocar sueños. Máscaras y disfraces dejan de ser pieles ajenas para devenir armas de pasaje, dispositivos de umbral, artilugios de conversión.
Una economía de fuerzas es un ejercicio que permite transformarnos, desconocernos, aliarnos.

¿Con qué fuerza se arma una comunidad, un malón, una posición de combate, un estado de trance, una convocatoria al deseo colectivo?
No podemos aislar una economía de fuerzas de una economía general: una que transcurre en las casas, las camas y las plazas. Allí donde las energías – y su mapa de fuerzas – se han visto trastocadas en los últimos tiempos, llamando a nuevas experiencias políticas-erótico-afectivas, a la vibración colectiva y rica de un cuerpo común, a la ocupación de espacios y a la toma del tiempo mismo.

¿Qué es una economía de fuerzas? Un modo de dar cuenta de un exceso que está en marcha, que reinventa corpóreamente lo que somos, que entrena nuevos músculos, que se pliega a nuevas superficies y texturas, que forma parte de energías que desconocía como propias, que se anima a un afuera. La exuberancia es belleza que se deja arrastrar en la imaginación colectiva de una comunidad que se está inventando aquí y ahora.

Texto de Verónica Gago

Galería de imágenes

Links:
Florencia Rodríguez Giles
Ruth Benzacar Galería de arte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: